Según este fabricante de seguridad, los hackers han conseguido introducir un troyano (programa malicioso) en un sitio web con la misma dirección IP que el sitio de alojamiento de páginas de Google, http://googlepages.com. que ya ha sido desactivado.

Los troyanos se presentan como programas legales pero incluyen un código malicioso que permite robar información de los ordenadores y, además, frecuentemente se extienden a través de correos electrónicos no solicitados o vía mensajería instantánea.

Posteriormente, se incita a los usuarios a abrir los archivos adjuntos o pulsar los enlaces web que incluye y así se lanza el troyano, activando el código malicioso en los equipos.

Según han informado fuentes de Websense, el troyano que podría estar afectando el servicio de Google está programado para identificar cuando un usuario se conecta a la página web de un banco y activar la función de grabado de las claves para acceder a la información crítica y así extraer dinero de las cuentas bancarias.

Google Pages es el servicio de alojamiento complementario a Google Page Creador, un editor de páginas web que los usuarios pueden utilizar sin necesidad de tener conocimientos del lenguaje HTML.