Las empresas utilizan acceden cada vez con más frecuencia los dispositivos móviles para acceder a las cuentas bancarias y efectuar transacciones, y el 50% de los directivos que han participado en esta encuesta, realiza pagos a través de una app móvil.

Estos datos llegan con la advertencia de la firma de seguridad de que “el creciente uso de los dispositivos móviles en banca corporativa supone un riesgo para la economía de la compañía, ya que las ciberamenazas móviles han aumentado mucho en los últimos años y ya son tan peligrosas para los usuarios como las amenazas de PC”.

No en vano, en el tercer trimestre de 2015, sus soluciones para dispositivos móviles detectaron más de 300.000 nuevos programas maliciosos. Los que más han crecido en los últimos meses han sido los troyanos bancarios, diseñados para robar credenciales de los sistemas de pago electrónico y banca por Internet, así como los datos de tarjetas de crédito o débito. La proporción de este tipo de malware aumentó del 0,6% (630 programas) en el segundo trimestre hasta el 1,5% (2.500 programas) en el tercer trimestre.

Llegados a este punto, los bancos deben tener como prioridad la seguridad y la prevención del fraude con el fin de garantizar adecuadamente aplicaciones seguras de banca móvil y proteger los datos confidenciales de los clientes pero también empresas y consumidores, que “deben estar atentos a su propia seguridad y a su comportamiento, cuestionando las medidas adoptadas por su banco para garantizar su seguridad", afirma Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia.