VPN significa Red Privada Virtual y es utilizada por infinidad de empleados que se conectan a la red de su empresa desde una ubicación remota, como por ejemplo desde sus hogares. 

Por otro lado, los servicios de VPN se han vuelto muy populares entre los consumidores que desean acceder a contenido que de otro modo está bloqueado debido a su ubicación geográfica. 

También lo son entre personas que no quieren que su actividad en la red sea visible o rastreable. 

Nuestras VPN favoritas son NordVPN y ExpressVPN. En nuestra selección de mejores VPN  podrás descubrir por qué motivos, así como el resto de propuestas del mercado. 

Entonces, ¿qué es un túnel VPN?

Cuando navegas por sitios web sin utilizar una VPN, los datos que se envían desde tu router a través de tu ISP u operador de Internet al sitio web son visibles para cualquier persona que pueda acceder a la conexión.

Sin embargo, eso no quiere decir que todos los datos sean legibles. Cuando se usa un sitio web con HTTPS, la información está cifrada para que un hacker no pueda leerla. Esto es importante cuando utilizas la banca online o realizas compras y no quieres que tus datos bancarios caigan en las manos equivocadas.

Por supuesto, no todos los sitios usan HTTPS y no toda la información enviada a través de HTTPS está encriptada. Por ejemplo, todavía es posible que alguien vea que has visitado un sitio web en particular, incluso si los detalles de tu tarjeta de crédito están cifrados.

Aquí es donde entran en juego las VPN. Técnicamente, una VPN no significa que los datos estén encriptados, ya que significa que están encapsulados.

Es por eso que se llama túnel VPN: la conexión entre tu ordenador y el servidor VPN es esencialmente un túnel que protege los datos que se transmiten dentro de él para que nadie más acceda a ellos. 

Actúa igual que un túnel para automóviles, ya que el túnel de hormigón en sí protege a los automóviles que lo atraviesan y lo transitan, evitando el contacto con el agua o la tierra que puedan existir a su alrededor. 

La mayoría de los servicios VPN, si no todos, también cifran los datos que se envían a través del túnel, lo que ofrece una segunda capa de protección adicional.

Actualmente, la mayoría de los servicios VPN favorecen el protocolo OpenVPN que, como su nombre indica, es de código abierto. Significa que el código está disponible públicamente y se puede verificar en busca de fallos de seguridad. 

Sin embargo, este protocolo no está disponible en todos los dispositivos y, por lo general, solo se puede usar si el servicio VPN ofrece una aplicación para el sistema operativo que ejecuta tu ordenador o dispositivo móvil.

NordVPN anunció recientemente que dejaría de admitir los protocolos L2TP / IPSec y PPTP obsoletos que ahora han llegado a considerarse inseguros.

¿Un túnel VPN siempre tendrá los cifrados?

Una vez que los datos llegan al servidor VPN, que podría estar en un país diferente al tuyo, se descifran y se envían al destinatario previsto, que podría ser un sitio web o un servidor de correo electrónico, o cualquier otra cosa.

La razón por la que los datos no pueden permanecer cifrados durante todo el viaje es que el destinatario final no tiene los medios necesarios para descifrarlos. El servidor VPN actúa como intermediario y oculta el origen de los datos para que el destinatario final no tenga idea de dónde (o de quién) provienen.

Sin embargo, esto no significa que no puedas tener un cifrado de extremo a extremo. 

Simplemente, necesitas utilizar un servicio que ya haga esto. Y si los datos que estás enviando ya están cifrados (como un correo de Gmail), la VPN agrega una segunda capa de cifrado que se elimina cuando los datos se reenvían desde el servidor VPN.

Artículos relacionados