En la gama Central Station, Samsung ha unido una pantalla TFT con las funciones típicas de una dockstation para portátil, ofreciendo conectividad y funciones adicionales que simplifican el uso de un ordenador que tenga una pantalla pequeña y pocos puertos, como pueden ser los netbook o los más modernos ultrabooks.

El Hub Monitor C23A550U que probamos es una pantalla de 23 pulgadas de diagonal que proporciona resolución Full HD (1.920 x 1.080) y cuenta con conexiones VGA y HDMI. En su peana integra las funciones de hub que caracterizan a la gama, con dos puertos USB 2.0, otros dos USB 3.0, una salida de auriculares y una conexión de red Ethernet. De este modo, basta con conectar el hub al portátil con un sólo cable USB para tener acceso a todas las funciones, pues en su interior alberga un adaptador de red Ethernet, una tarjeta gráfica y una tarjeta de sonido, comunicándose todas ellas mediante un puerto USB 3.0. No obstante podemos conectar también la entrada de vídeo de forma tradicional mediante un cable VGA o HDMI, lo que nos ahorrará un buen ancho de banda en el USB.

Con estas características, el Hub Monitor puede ser una solución perfecta para los usuarios de portátiles que no disponen de salida de vídeo digital, e incluso los que no tienen puerto Ethernet, como algunos de los nuevos ultrabooks.

Además, los puertos USB 3.0 nos permitirán cargar dispositivos, incluso cuando el monitor está en modo de ahorro de energía (no cuando está apagado), evitando encender el ordenador.

Como pantalla, el monitor ofrece un contraste dinámico de 5.000.000:1 y la función Magic Angle para mejorar la visión posiciones diferentes a la centrada en la pantalla. Como hemos comentado en otras ocasiones, esta función es una solución de compromiso para mejorar el uso de una pantalla que ofrece un pobre ángulo de visualización (típico de un panel de tecnología TN) sin encarecerla demasiado, pero no puede competir con los paneles de tecnología IPS que se ven bien desde cualquier ángulo sin necesidad de artificios. El inconveniente de Magic Angle es que debemos elegir en el menú desde que ángulo, de los cinco posibles, vamos a ver la pantalla en cada momento, pero no podemos verlo bien simultáneamente desde cualquier parte.

Samsung ha empleado un sistema de peana con doble bisagra que permite ajustar tanto la inclinación del panel como su altura, cosa que no suele ser frecuente, y que permite incluso colocar el panel completamente horizontal, lo que puede resultar de utilidad para algunas aplicaciones específicas, como puntos de venta con el monitor colocado bajo un mostrador.

Para utilizar el hub, es imprescindible instalar los controladores, para lo que Samsung ha desarrollado un instalador basado (innecesariamente) en navegador, y que exige que se utilice Internet Explorer. Una vez instalado no aparecerá una pantalla más en el panel de control de Windows y podremos configurarla como cualquier otra, extendiendo el escritorio, duplicándolo o usándola en exclusiva.

No hay que perder de vista que el uso del puerto USB exige recursos del microprocesador, por lo que emplear a fondo el adaptador de red o el adaptador gráfico,pueden elevar el consumo y hacer que el ordenador reduzca su rendimiento. Por ejemplo, podemos apreciar cómo al poner una película en alta definición en una pequeña ventana, la gráfica de uso del procesador apenas varía, pero se dispara cuando el mismo vídeo lo llevamos a pantalla completa. Esto hace que Samsung recomiendo no menos que un Core 2 Duo a 2,2 GHz con 2 GB de RAM para utilizar el Central Station.

Samsung Central Station

-----------------------------------

www.samsung.es

P.V.P: 359 EUR.

LO MEJOR: Hub integrado

Doble bisagra

LO PEOR: Panel TN

Instalador con Explorer

Calificación: ****