Así, y según declaraciones de Eduardo Pascual, que recoge Europa Press, el grooming es una técnica que utilizan los adultos para relacionarse con menores. “La finalidad captar o seducir a niños con fines sexuales”.

Y es que, el auge que están teniendo las redes sociales, (entre el 40 y el 50 por ciento de los internautas españoles utilizan habitualmente redes sociales como medio de comunicación), está provocando que las amenazas también sean cada vez más comunes.

A grandes rasgos, el grooming consiste en que un adulto establece contacto con un menor con el fin de ganar su confianza y poder obtener información del menor y fotos, a través de las cuales comenzará con el ciberacoso.

Eduardo Pascual también asegura que en los últimos años “son muchos los delitos que se han cometido a través de redes sociales” y recomienda que se establezca una serie de medidas, como un filtro de perfil, poner contraseñas complicadas, o recordar las imágenes colgadas”, para evitar ser víctimas de estafas.