Si resulta que estás utilizando un programa o software antivirus cuya licencia adquiriste hace más de un año y está a punto de caducar, si no lo ha hecho ya, estos son los pasos que debes dar para seguir manteniendo tu ordenador o PC seguro así como tus datos. 

Previamente a que se cumpla la fecha, probablemente el sistema te habrá comenzado a bombardear con mensajes sobre que la suscripción está a punto de caducar, pero ¿Qué sucede si ignoras las advertencias y caduca? Contestamos a tus preguntas. 

¿Cómo saber si mi antivirus ha caducado?

Lo primero que debes averiguar es si tu protección actual sigue en vigor y haciendo su trabajo. Si sabes qué software está protegiéndote, abre la aplicación y comprueba si hay advertencias o alertas sobre ello.

Si no sabes qué antivirus está ejecutándose en tu equipo, escribe ‘Seguridad’ en el cuadro de búsqueda de Windows 10 y haz clic en la aplicación ‘Seguridad de Windows’ para que aparezca la lista de resultados. 

A continuación, haz clic en ‘Protección contra virus y amenazas’ y te dirá qué software está siendo utilizado por tu equipo como sistema de protección antivirus. 

¿Qué sucede si no renuevo mi antivirus? 

Si ignoras las advertencias de las fechas, o si nunca las vistes, es probable que el software deje de recibir las últimas actualizaciones de firmas de virus, por lo que tu PC podría ser vulnerable ante cualquier amenaza, virus o cualquier tipo de malware

Dependiendo de la firma fabricante del software antivirus, puede que el programa continúe ofreciéndote protección antivirus tras la fecha de expiración, gracias a un período de gracia que pueda ofrecerte la compañía. Es el caso de la solución de Norton 360 Deluxe

Sin embargo, descubrimos que las actualizaciones automáticas habían dejado de descargarse, algo que tendrás que forzar a que se realicen de forma manual. Otras opciones como el almacenamiento online, también se pierden al caducar la suscripción. 

Debes comprobar a través del panel de control del software antivirus si todavía está llevándose a cabo la actualización de la base de datos del motor de firmas de tu antivirus, junto a otras actualizaciones importantes. 

Obviamente, no debes dejar el programa antivirus en este estado, puesto que tu equipo correrá peligro. Renueva tu suscripción, desinstala el software, o instala un nuevo programa de seguridad que reemplace al anterior. Como última alternativa, usa Windows Defender, pero no dejes tu equipo sin protección.

 ¿Qué debo hacer si no quiero renovar mi suscripción de antivirus?

Con el fin de evitar que pueda afectar su instalación a la de otro programa antivirus, debes desinstalar el software caducado yendo a ‘Configuración> Aplicaciones’ y luego haciendo clic en el software dentro de la lista. Procede con la opción de ‘Desinstalar’. 

Una vez que el ordenador se haya reiniciado, Windows Defender se habrá habilitado de forma predeterminada.  Es algo que puedes comprobar accediendo a la aplicación de ‘Seguridad’ de Windows. 

Llegados a este punto, puede que estés planteándote adquirir un nuevo software antivirus con el que seguir protegiendo tu ordenador y los datos almacenados. Consulta nuestro artículo sobre los mejores antivirus para Windows de este año