Gabriel García Márquez le puso amor al cólera, pero otros no tan bien intencionados están aprovechando la pandemia del COVID-19 para estafar a los millones de españoles que recurren a la red para informarse, entretenerse y teletrabajar durante el confinamiento.

No es la primera vez que ocurre. Los hackers aprovechan cualquier situación complicada para sacar provecho de la inocencia de los usuarios de Internet y sacarles información personal como los datos bancarios o la dirección de casa.

Hoy, más que nunca, es importante conocer qué podemos hacer para protegernos de los timos, estafas y fraudes online de los que, desgraciadamente, más de uno vamos a ser víctimas durante los próximos meses de confinamiento.

1. Protégete con software de seguridad

Todo aquel que navegue por Internet debe protegerse con software de seguridad, sin peros ni excepciones. Los programas que nos ayudarán a mantener los criminales cibernéticos alejados son, principalmente, los antivirus y las VPN.

Por un lado, deberías instalar un antivirus en tu ordenador, tu smartphone o tu tablet que frenará los posibles ataques de malware, spyware, phishing y ransomware que reciba tu dispositivo. Norton y Bitdefender están entre nuestros antivirus preferidos.

Por otro, las redes privadas virtuales, o VPN, te ayudarán a proteger tu identidad. Este servicio anonimiza tu dirección IP para que los hackers no accedan a tu información personal. Entre las mejores VPN, destacan NordVPN y ExpressVPN.

2. No hagas clic en enlaces de correos electrónicos

El phishing es una práctica que tiene por objetivo robar información sensible de sus víctimas a través de correos electrónicos. Una de las formas más fáciles de caer en él es hacer clic en un enlace fraudulento que recibimos por mail.

Así, deberías evitar siempre clicar en cualquier enlace que recibas por correo, especialmente si dicho correo parece sospechoso o del que desconoces su origen. Es el caso también de los correos de spam, que deberías ignorar por completo.

Los fraudes por phishing se están volviendo cada vez más sofisticados y ya se han dado casos de criminales cibernéticos que utilizan correos prácticamente iguales a los de Apple, Google y otras empresas para que caigamos en la trampa.

3. No introduzcas datos personales en webs no seguras

Otro fraude clásico de los hackers es aquel en el que replican páginas web conocidas por todos para estafarte. Te pedirán que introduzcas tu nombre de usuario y contraseña, tu cuenta bancaria y otro tipo de información similar.

De nuevo, asegúrate de estar navegando por una web segura antes de introducir datos personales tan sensibles o sino te arriesgarás a convertirte en víctima de suplantación de identidad, robo u otros crímenes similares.

Una buena técnica para comprobar si la web que visitas es segura o no es fijarte en su URL. La dirección de la página web debería empezar por “https” y en la barra de direcciones debería aparecer también un pequeño candado símbolo de seguridad.

4. No caigas en las cadenas de mensajes

Estos días de incertidumbre y preocupación, nadie se escapa de las infinitas cadenas de mensajes que se intercambian entre amigos y familiares por los grupos de WhatsApp o correo electrónico. Es momento de ignorarlas.

No deberías hacer caso a estos mensajes por varias razones. La primera, y bastante obvia, es que la información que contenga no necesariamente será rigurosa. En estos momentos lo mejor es hacer solo caso de las fuentes oficiales.

Pero más allá de aprender a discernir la información verídica de la mera especulación, ignorar estas cadenas evitará que te conviertas en víctima del phishing porque no tendrás la tentación de hacer clic en los enlaces que les suelen acompañar.

5. Denuncia el fraude

Estos días se está apelando a la colaboración social. Esto vale también para hacer frente al fraude. Deberías siempre denunciar cuando creas que hayas sido víctima de una estafa online o incluso si sospechas que has recibido un correo engañoso.

Deberás contactar con la Policía o la Guardia Civil.