Aunque en principio los laboratorios de esta compañía no han detectado ningún tipo de programa maligno en estos mensajes, se cree estos correos electrónicos pueden ser la antesala de alguna campaña de spam, phishing o, incluso, malware.

Según PandaLabs, numerosos usuarios en todo el mundo están recibiendo en sus buzones de correo mensajes que tienen como remitente y destinatario la propia dirección del usuario. Al parecer, los asuntos y textos, en formato HTML, contienen cifras escogidas al azar.

Evidentemente, estos correos electrónicos no son enviados desde la dirección del usuario, sino que utilizan la táctica del falseamiento de direcciones o “spoofing”.

Aunque, como hemos dicho, al parecer estos mensajes no tienen ningún tipo de contenido que pueda dañar el ordenador del usuario, Panda Software advierte que su recepción puede darnos a entender que nuestra dirección de correo electrónico está en alguna base de datos empleada por ciberdelincuentes.

En este sentido, el director de PandaLabs, Luis Corrons, cree que “lo más probable es que un grupo de hackers esté comprobando la validez de su base de datos de direcciones de correo electrónico. Mediante el envío de estos mensajes pueden determinar las que se encuentran en activo y eliminar las que ya no sirven”.