Los dispositivos electrónicos de los pasajeros de vuelos directos a Estados Unidos deberán estar cargados y encenderse sin problemas. Si no, podrán ser requisados en la puerta de embarque. La medida, solicitada por la Agencia de Seguridad de Transporte norteamericana (TSA, Transport Security Agency), incluye tablets, smartphones, cámaras de fotos, etc., y AENA asegura que la medida ya se aplica en otros aeropuertos internacionales de Europa.

La autoridad aérea española recomienda a los pasajeros que vayan a volar a Estados Unidos que acudan con tiempo suficiente al aeropuerto y carguen las baterías de sus aparatos electrónicos antes de llegar a la puerta de embarque.

Es posible que se les requiera demostrar que los mismos funcionan correctamente o, en caso contrario, se podría “no permitir el embarque con ese dispositivo”, advierte un comunicado de AENA.

El objetivo final de la medida es combatir la actividad terrorista y evitar el transporte de dispositivos que hayan podido ser transformados en bombas, pero que pasan inadvertidos como tales en los controles de seguridad.