Aunque ésta es su principal característica, Adaptive Defense 1.5 ofrece  la posibilidad de visualizar en tiempo real el estado de los endpoints, y la opción de gestionar la configuración desde una única consola web, lo que facilita la gestión del administrador.

Según Panda Security, los antivirus tradicionales no son capaces de detectar las APTs (malware que utiliza múltiples vectores de infección simultáneamente y en periodos dilatados de tiempo, permaneciendo escondido en el equipo y cuyos objetivos prioritarios son el espionaje industrial y el robo de datos), ni de desinfectar los equipos infectados.

Con Adaptive Defense 1.5 propone un nuevo modelo de seguridad basado en la supervisión, control y clasificación del comportamiento y la naturaleza de cada una de las aplicaciones ejecutadas para ofrecer una garantía de protección robusta y completa, permitiendo únicamente la ejecución de aplicaciones lícitas (goodware).

Además, puede integrarse con la infraestructura del cliente y coexistir con antivirus tradicionales.

La solución realiza también análisis continuos de las aplicaciones que intentan ejecutarse y clasifica todas las aplicaciones de forma automática mediante técnicas de Machine Learning en entornos de Big Data bajo la supervisión de técnicos de PandaLabs.