La empresa en cuestión es Zihtec y el producto Internet Control for Businesses (ICB), que bloquea los programas de mensajería instantánea, el acceso no apropiado a sitios web y evita que los empleados compren en tiendas on-line o lleven a cabo acciones personales durante sus horas de trabajo.

Los empleadores pueden utilizar este producto para limitar el uso de internet durante determinadas horas del día, como las paradas para comer, y restringe el uso de chats en la Red para determinados departamentos y en momentos específicos. ICB ofrece informes para gestionar el uso que los empleados hacen de la navegación por internet o las discusiones que se han tenido mediante los programas como el Messenger.

Algunos cortafuegos bloquean completamente estos programas, de manera que “o lo tienes todo, o no tienes nada”, asegura el fundador de Zihtec, Gabriel Luu. “La parte positiva de nuestra solución es que se permite utilizar todos los recursos disponibles, pero se restringe y controla por el empresario”.

Al limitar el uso de internet y de la mensajería instantánea en determinados momentos del día no es, sin embargo, una característica exclusiva de esta compañía, ya que empresas como Websense o McAfee también las poseen en sus aplicaciones de filtrado de contenido. Y, de hecho, en opinión de la analista de Forrester, Natalie Lambert, tiene más sentido para las empresas que desplieguen las soluciones de McAfee o Websense porque, además, “ofrecen una protección comprensiva contra piratas, código maligno y otras amenazas”.

“La oferta de Zihtec parece un producto aislado para la productividad de los empleados”, mantiene Lambert, “pero si no lleva a cabo el filtrado de contenido en páginas web, creo que no aporta mucho el instalar sólo este producto”.