El terminal alcanza una elevada puntuación en diseño y robustez con su pantalla Gorilla Glass, y comprobamos que la experiencia Windows Phone mejora enteros incorporando nuevos Hub, como Nokia Conducir y Nokia Music. Sin embargo, el usuario de terminales tope de gama de Nokia echará en falta una mayor conectividad.

Nokia ha cuidado el más mínimo detalle en lo que a diseño se refiere. Es algo que se aprecia desde el primer instante que el terminal lo tienes entre tus manos. Se presenta en la modalidad de teléfono unibody o de una sola pieza, con material resistente de policabonato que cubre al terminal por completo, y en la que el cristal curvado de la pantalla se encuentra perfectamente integrado en la estructura de la carcasa. Ésta presenta algún tipo de recubrimiento que la hace más robusta, a cambio de que se marquen bastante nuestras huellas de los dedos durante el manejo. Los botones físicos se encuentran agrupados todos ellos en uno de sus laterales, tanto los dos de volumen como el de bloqueo de pantalla y el dedicado al uso de la cámara. Los tres con los que se maneja el sistema operativo de Windows son táctiles y responden bien, ideales para movernos por su interfaz gráfica. En la parte superior se encuentra la salida de auriculares junto con dos tapas de protección bajo las que se encuentran el conector microUSB y el correspondiente a la microSIM de la tarjeta del operador. El tacto de la carcasa permite sujetar el terminal de manera firme, sin que resulte escurridizo o se marquen nuestras huellas dactilares, aspecto que sí ocurre con la pantalla. Otro detalle muy cuidado por Nokia es el hecho de incluir una funda de protección del mismo color que el móvil, la cual queda ajustada al terminal como si se tratara de un guante. De material de silicona, además de protegerlo, consigue que percibamos la misma sensación que si el móvil no tuviera la funda puesta.

En lo que respecta a especificaciones, el Lumia 800 de Nokia cuenta con una pantalla táctil AMOLED Clear Black de 3,7 pulgadas, ligeramente inferior a las 3,9 pulgadas del Nokia N9, y por encima de las del iPhone 4S. Digamos que viene a ser el tamaño ideal para que el terminal mantenga unas dimensiones acordes para llevarlo en el bolsillo, además favorecer la visualización de páginas Web o contenidos multimedia. Así lo han estimado la mayoría de fabricantes de teléfonos, incluyendo RIM con su último modelo BlackBerry Torch 9860, que también presenta una pantalla de este tamaño. La resolución de la misma es de 800 x 480 píxeles, y aunque no tendrás un área de visualización como la exhibida por el modelo HTC Titan con sus 4,7 pulgadas, la resolución soportada es del mismo valor.

Funciones e interfaz

La interfaz responde de manera instantánea a nuestras acciones. Sin duda, se ha ganado en agilidad, a pesar de que el procesador no sea de doble núcleo. Los niveles de brillo también son bastante elevados, asemejándose a los resultados de visualización conseguidos con el Galaxy S, y superando a modelos como el Motorola Defy que pasó por nuestro laboratorio, al que los reflejos le jugaban una mala pasada.

A efectos de manejo, la tecla de encendido del terminal comparte función con la de bloqueo de pantalla. Nos agrada el hecho de disponga de una tecla física asociada a la función de cámara del móvil, lo que permite acceder rápidamente a dicha función, ya sea para capturar fotos o grabar vídeo, garantizando una alta disponibilidad con el fin de no perder ninguna instantánea. El Lumia 800 está bien equipado en este sentido, ya que cuenta con sensor de 8 megapíxeles con lente Carl Zeiss y doble Flash LED, como el iPhone 4S, pero a diferencia del teléfono de Apple, no graba vídeo HD de 1.080p, sino que se queda en los 720p. Incluso, la cámara del Galaxy Nexus de 5 megapíxeles graba vídeo a 1.080p. Sorprendentemente, Lumia 800 no cuenta con una cámara frontal para video llamadas, lo que lo pone en desventaja con el resto de sus competidores de gama alta de esta comparativa.

El modo multitarea también trabaja de forma encomiable. Mantén pulsada durante unos instantes la tecla de retroceso y aparecerán unas pantallas diminutas de las aplicaciones que se encuentran abiertas. Pulsa sobre la deseada para acceder a la misma o salta de una a otra. Para los que desconozcan todavía la versión de Windows Phone Mango, hay muchas implementaciones nuevas a las que poder sacar mayor partido. En este sentido, Nokia parece haber optado por introducir nuevas opciones como la de navegación Nokia Conducir y Nokia Music, pero sin modificar especialmente la interfaz de Windows Phone, con el fin de no recargarla ni hacerla más complicada de cara a los usuarios. Nokia Conducir destaca muy por encima de las posibilidades que ofrecen de serie los iPhone de Apple y los Android con Google Maps, en lo que a navegación se refiere, los cuales almacenan en memoria caché determinadas áreas, pero no cuentas con todo el mapa en el propio terminal.

Dentro del hub de Nokia Música nos gustó especialmente la opción de “mezclar radio”, con estaciones de radio semi interactivas que permiten mezclar diferentes tipos de música durante horas y horas en modo de transmisión en streaming. Hay algunos aspectos que mejoraríamos sensiblemente, como el hecho de que el teléfono cuando se encuentre apagado, no muestre señal alguna de que esté cargándose. Encenderlo de cero conlleva tener presionada la correspondiente tecla durante más de 5 segundos hasta que emita una vibración.

Rendimientos

En lo que respecta a audio, los auriculares incluidos de serie disponen de control de pista, pero no de volumen, para lo que tenemos que recurrir a la pantalla del terminal. Utilizándolos, la música suena pero que muy aceptable, con un alto volumen de audio y haciendo un buen trabajo el ecualizador. Sin embargo, no podemos decir lo mismo cuando utilizamos los altavoces del Lumia 800, ya que a niveles altos aparece el típico sonido un tanto enlatado. Estos se encuentran situados en su parte inferior.

El aspecto de autonomía del Lumia 800 también es mejorable. Se comportó a la altura de las circunstancias en la prueba de reproducción de vídeo de forma continuada, para la que fijamos el brillo de su pantalla al máximo, manteniendo activadas las conexiones WiFi y 3G. Ofreció una autonomía de 4 horas y 37 minutos, lejos de los valores del Galaxy S II de Samsung, que supera las 8 horas, pero manteniéndose en la media. Sin embargo, en el uso diario notamos que desciende su rendimiento frente al comportamiento al que nos tienen acostumbrados los modelos Symbian, los cuales mantienen su carga en torno al 70 por ciento tras 24 horas de uso medio. En el Lumia 800 este valor descendió hasta presentar un nivel de carga del 42 por ciento, con tarifa de datos y haciendo uso de las redes sociales.Comprobamos cómo el uso del navegador Internet Explorer 9 incluido de serie en Windows Phone mejora la velocidad al cargar las páginas, pero no resulta ser de los más rápidos. Con SunSpider JavaScript medimos la velocidad de carga y obtuvimos valores medios de 6,8 milisegundos a través de conexión WiFi, cuando con la Blackberry Torch 9860 pulverizamos los tiempos al completarla en 2,6 segundos. No obstante, no son resultados malos.

Qué echamos en falta…

Frente a sus más inmediatos competidores smartphone tope de gama, no destaca por ofrecer aspectos extraordinarios salvo las funciones dedicadas de Nokia Conducir y Nokia Music. Físicamente, no es el más delgado ni rápido. Su procesador de 1,4 GHz mejora el rendimiento de la mayoría de terminales con Windows Phone que hay en el mercado, pero no puede competir con los de doble núcleo del Galaxy de Samsung o el Droid de Motorola. Su cámara de 8 megapíxeles con lente Carl Zeiss realiza una gran labor, pero incluso Nokia dispone del N8 con sensor superior de 12 megapíxeles. Además, los resultados no son todo lo buenos que cabría esperar, a pesar de contar con la ayuda de Carl Zeiss.

A efectos de almacenamiento, sus 16 GB internos se nos antojan un tanto limitados para el tipo de teléfono que tenemos entre manos, sin posibilidad de ampliar la memoria mediante una tarjeta microSD o similar. A pesar de la tendencia de manejo de servicios basados en la nube, como la música en streaming, podría ofrecer otro modelo similar con mayor capacidad. En lo que respecta a su batería, hemos comprobado que ofrece buenos resultados, aunque al tratarse de un diseño de cuerpo unibody, la batería se encuentra integrada, sin posibilidad de ser reemplazada por el usuario, como sucede con el iPhone.

También echamos en falta algún tipo de conexión adicional. Si algo ha caracterizado a los últimos modelos Nokia que salieron al mercado con sistema operativo Symbian 3 fue una gran conectividad, con salida de vídeo mini HDMI y su respectivo cable. Esto permitía visualizar la interfaz del teléfono, navegar por Internet o ver una película cómodamente en el televisor. En el Nokia Lumia, este tipo de funcionalidad se queda en el limbo. Algo parecido sucede con el famoso puerto USB Host y su capacidad para conectar dispositivos de almacenamiento externo directamente al móvil, como pueda ser un Pendrive o disco duro externo. Sin duda, es una característica exclusiva de los terminales tope de gama de Nokia, y ahora en los modelos con Windows Phone Mango, parece haberse perdido, seguramente por cómo monta las unidades externas el sistema operativo móvil Windows Phone.

Conclusión

Más allá de los aspectos indicados, nos encontramos ante un terminal que agradará a un amplio abanico de usuarios, tanto profesionales por tratarse de Windows Mobile y llevar asociados el paquete de Office y servicios Exchange, como para la vida cotidiana en la que buscamos multitud de funciones y prestaciones multimedia que Nokia ha sabido incorporar. Las opciones añadidas de Nokia Conducir nos permitirán movernos allá donde vayamos, así como localizar lugares y utilizar la navegación en el coche. Por su parte, Nokia Music y su opción de mezclar música y radio, también ofrecen una gran colección de audio sin necesidad de tenerla almacenada en el teléfono. Con el buffer de memoria con el que cuenta el teléfono, es posible incluso almacenar horas de música para cuando te encuentres en lugares sin cobertura de conexión de datos. Así pues, un teléfono Windows que mejora lo que habíamos visto hasta ahora en terminales con este sistema operativo, a falta de implementar mayor funcionalidad como la salida de vídeo, o resolver la posibilidad de ampliar la memoria, algo para lo que depende en gran medida del sistema operativo de Microsoft.

Tabla de características

---------------------------------

Procesador: Qualcomm Snapdragon MSM8255 a 1,4 GHz

Memoria RAM (MB): 512 MB

Almacenamiento: 16 GB

Ranura de tarjetas: No

Pantalla: 3,7” AMOLED Clear Black

Tecnología: Corning Gorilla Glass

Resolución (píxeles): 800 x 480

Conectividad: 3G

Cámaras (Megapíxeles): 8 Mp con Carl Zeiss

Conectores: micro USB

Sistema Operativo: Windows Phone 7.5 Mango

Peso (gramos): 142

Batería: Li-Ion de 1450 mAh

Dimensiones (AlxAnxProf): 117 x 61 x 12 mm

Nokia Lumia 800

-----------------------

www.nokia.es

P.V.P: 490 EUR.

LO MEJOR: Servicios exclusivos

Diseño de terminal

LO PEOR: Sin slot para MicroSD

Sin tecnología NFC

Calificación: ****