No todo el mundo quiere una VPN para mantener privada su actividad online. Hay quien solo la quiere para poder desbloquear páginas y ver HBO Max en un país donde no está disponible o una película de Netflix US que no está en el catálogo de tu versión local.

No obstante, cuando utilizas una VPN, que significa red privada virtual, das por sentado que tus datos son cifrados, sea lo que sea lo que estés haciendo.

Pero eso no es siempre así, como explicaré más adelante.

Casi cada servicio VPN ofrece extensiones para navegadores web como Chrome, Firefox y Microsoft Edge, además de las apps para Windows, Android, macOS y iOS.

Al añadir una extensión de navegador como estas, la protección solo se aplica en la actividad que realices en ese navegador y no en las otras aplicaciones de tu dispositivo. Eso resulta práctico si quieres que tu conexión a Internet vaya rápida para las descargas y para evitar que otras apps no funcionen bien al tener que usar una conexión VPN.

Pero la forma en la que se anuncian las extensiones, tanto en su nombre como en sus descripciones, hace pensar que son tan solo otra "app" más para usar el servicio VPN.

Fíjate en la Chrome Web Store, por ejemplo, y verás que hay extensiones que se autodefinen como "extensión VPN gratuita" o "VPN segura e ilimitada". Las descripciones son sencillamente engañosas.

"Ultra seguridad, privacidad y anonimidad", reza una descripción, mientras que otra asegura que "te protegerá de los fraudes y los hackers... y protegerá tus datos personales". Otra afirma que puede "proteger la actividad de tu navegador con cifrado militar al usar redes de wifi o públicas, la red de la oficina o la red del colegio".

¿Cuál es el problema? Es el siguiente: ninguna de estas extensiones son una VPN real. Son proxies.

Pésimos proxies

Un servidor proxy es similar a una VPN en el sentido que cambia tu dirección IP y hace le hace creer a una página web, Netflix o cualquier otro servicio web, que estás en un sitio completamente diferente a tu ubicación real.

Una VPN lo hace también, pero el proxy no crea un túnel cifrado como sí hace la VPN. Y eso significa que tu ISP (y cualquiera que tenga un interés en ver qué haces) podría ver igualmente las webs que visitas, los documentos que te descargas e información posiblemente sensible que mandas por correo o por otros servicios de mensajería no cifrados.

Eso es así porque, aunque el HTTPS se utiliza en muchas páginas web (lo que significa que la información está cifrada), no se utiliza en todas. Además, cuando visitas una web, su dirección (por ejemplo, www.pcworld.es) tiene que "convertirse" en una dirección IP para que tu navegador pueda mostrarla.

A este proceso se le llama "búsqueda DNS" y no siempre se cifra cuando usas un proxy. Así, cuando la información no está cifrada, se manda a un servidor DNS en forma de texto sin formato y eso desvela las páginas que visitas a todo aquel que tenga acceso a ese servidor.

Es posible cifrar búsquedas DNS usando el HTTPS, pero ninguna descripción (que haya visto) de una extensión VPN de navegador explica si eso pasa o no con esa extensión en particular.

La cosa es que este tipo de cosas son demasiado complicadas de entender para la mayoría de gente y, aunque seas experto en seguridad, no queda claro lo que la mayoría de extensiones VPN para navegador hacen realmente.

No te pierdas nuestro artículo para saber más sobre servicios proxy.

Muchos servidores VPN utilizan palabras muy bien escogidas en sus extensiones para navegador para evitar decir que cifran tu conexión a Internet.

En su lugar, hablan sobre "HTTPS en todos sitios", y también listan las funciones disponibles en el servicio VPN asociado, pero sin dejar claro que algunas de ellas (como el cifrado de todos los datos) no lo están en la extensión para navegador que vas a descargar.

No todos los servicios VPN son igual de malos, pero a no ser que sepas mucho sobre proxies, todos ellos te engañan de algún modo u otro. Todavía no he encontrado una extensión que diga claramente a sus usuarios que una "proxy VPN" no es una conexión VPN realmente y que no ofrece el mismo nivel de protección.

Es el caso, por ejemplo, de la descripción de ZenMate: "La extensión de VPN gratis de ZenMate para navegador utiliza un potente cifrado para proteger todo el tráfico y oculta su dirección IP real para que pueda acceder a cualquier sitio web bloqueado, salvaguardar sus datos y navegar por internet de forma anónima sin límite de datos."

Claramente engañoso. De hecho, incluso una VPN no hará que seas anónimo, y mucho menos un proxy.

ExpressVPN lo hace un poco mejor, pues lo llama proxy y describe más claramente en su descripción lo que hace la extensión. No obstante, sigue siendo confusa puesto que la extensión no es como las demás: controla la app para escritorio de ExpressVPN y ofrece una conexión VPN cifrada para tu navegador.

No usar extensión VPN

Pero en vez de escribir este artículo solo como un aviso, he contactado varias compañías incluidas en nuestra selección de mejores servicios VPN para pedirles si podían editar el nombre y la descripción de las extensiones que ofrecen para que quede claro que son simplemente servicios proxy y no VPN.

Cuando "VPN" forma parte del nombre de la compañía, incluirlo en el nombre de la extensión es inevitable. Para otros, las siglas VPN no tendrían que usarse en ningún caso.

¿Cuándo es seguro usar un proxy?

Si solo quieres desbloquear YouTube, Netflix o una página web a la que no tienes acceso porque está bloqueada en tu región, un proxy será suficiente.

No obstante, si visitar una página bloqueada puede traerte problemas con las autoridades, no lo será: deberás usar una VPN. Y preferiblemente una VPN de primera que se toma en serio la seguridad y la privacidad, no cualquier VPN.

Artículo original publicado en Tech Advisor.