Para ello, cuentan con una amplia alianza que incluye, entre otras cosas, acceso al código de Windows y Office. Así, Microsoft y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) trabajarán para garantizar el funcionamiento eficaz de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que están al servicio del ciudadano y de los intereses nacionales.

Ambas entidades cooperarán para prevenir el riesgo de incidentes en los sistemas de información pública o de hipotéticos ataques intencionados, anticipándose en la medida de lo posible a los mismos. Y en el caso de que se produzca un incidente, Microsoft y CNI se unirá para eliminar o minimizar sus efectos en el menor tiempo posible.

Para lograrlo, Microsoft pondrá a disposición del CNI los datos necesarios para aumentar la seguridad de los entornos informáticos públicos, abarcando desde información detallada sobre vulnerabilidades informáticas, a actualizaciones de seguridad, pasando por políticas generales de seguridad de los productos de Microsoft.

De este modo, el CNI se une al grupo de instituciones públicas que forman parte del programa SCP, Security Cooperation Program de Microsoft. Se trata de una iniciativa mundial a la que ya pertenecen instituciones de seguridad pública de 44 naciones. En nuestro país se une el Centro Criptológico Nacional (CCN), dependiente del CNI, a través del CCN-CERT.