El pasado martes, Microsoft publicó una actualización de seguridad para su software de navegador Internet Explorer (IE). Poco después, los usuarios que lo instalaron empezaron a informar sobre diversos problemas que hacían que el navegador se bloqueara cuando se visitaban determinados sitios Web.

Microsoft ha dicho que el problema no es de amplio alcance y que sólo afecta a ciertas instalaciones de IE 6 sobre Windows XP, Service Pack 2. Los usuarios pueden evitarlo realizando algunos cambios en el registro Windows.

En cualquier caso, la compañía no ha explicado qué tipo de personalización en la configuración ocasiona el fallo, aunque en algunos grupos de noticias se especula sobre la posibilidad de que pudiera estar relacionado con el software antivirus.

Usuarios de Symantec y McAfee aseguran haber conseguido resolverlo desinstalando la actualización de seguridad y a continuación el antivirus, para después instalar antes el parche y después el software de protección.