Lo reconoce en un correo enviado por el director de marketing de producto de Microsoft Australia, Alex Snelson, al que ha tenido acceso Neowin. En él expone que "Microsoft ofrecerá el primer año una actualización gratuita a Windows 10 para los usuarios de dispositivos con Windows 7, Windows 8 y Windows Phone 8.1. Después del primer año, las actualizaciones se pagarán".

Por tanto, si no nos pasamos a Windows 10 en el primer año de vida del producto tras su lanzamiento en verano, tendremos que pagar por él si luego decidimos hacerlo. Lo que no se sabe es cuánto, ya que Microsoft todavía no ha desvelado el precio de las diferentes versiones: Windows 10 Pro, Windows 10 Home y Windows 10 Mobile, Windows 10 Enterprise, Windows 10 Mobile Enterprise y Windows 10 Education, y Windows IoT Core .

Esto que os contamos sólo es válido para aquellos usuarios que utilicen versiones legítimas de Windows 7, Windows 8 o Windows Phone 8, es decir, que dispongan de una licencia legal o un Windows genuino, como le llama la firma en un post, donde habla de la importancia de disponer de software legal a la hora de actualizarse y evitar riesgos de seguridad.

En ese post, Terry Myerson, vicepresidente de sistemas operativos de Microsoft ha indicado también que la compañía ofrecerá, junto con sus socios OEM, ofertas ‘muy atractivas’ para aquellos que deseen actualizarse desde sistemas operativos ‘no genuinos’ a Windows 10, pero advierte que esa transición no será gratuita.