Apenas la mitad de los europeos que utiliza la red realiza compras o utiliza la banca online y no lo hace por el posible mal uso que pueda hacer de sus datos personales y su desconfianza sobre los pagos online. Quizás esto venga motivado por el hecho de que el 12 por ciento de los que contestaron a la encuesta ya ha sufrido el pirateo de sus cuentas sociales o de correo electrónico y un 7 por ciento incluso ha sido víctima de fraude online.

La Comisión Europea asegura trabajar para dar una respuesta conjunta al cibercrimen en la zona euro. El Centro Europeo de Ciberdelincuencia (EC3) se puso en marcha el pasado mes de enero y en agosto se dictaron normas que penalizan el uso de botnets, grandes redes de ordenadores infectados para enviar todo tipo de malware.

A principios de la semana pàsada, ENISA (la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información solicitó mayor interoperatividad y colaboración con el CERT (Equipo de Respuesta de Emergencia Informática). ENISA asegura que el CERT aún plantea trabas a la hora de compartir recursos e información de seguridad y que la creciente complejidad de los ataques requiere un intercambio de información transfronterizo y más eficaz.