Según G Data, para los delincuentes, el robo y la posterior venta de información supone uno de los modelos de negocio más rentables que existen. Los tradicionales mails con phising son solo una de las tácticas utilizadas por los criminales para atraer a sus víctimas a páginas web falsas. La amplia variedad de mecanismos de protección y la concienciación progresiva sobre el phising están comenzando a hacer efecto, forzando a los criminales online a adoptar nuevas tácticas. Los ataques actuales de phising se basan en troyanos, que han sido diseñados para utilizarse sólo una vez y autodestruirse a continuación, tras haber transmitido los datos con éxito.

El malware inteligente, como las variantes de Bancos o Nurech, manipula el contenido de los sitios web a los que se dirige e inserta sus propios formularios e incluso páginas web enteras. Los datos seleccionados se envían tanto a los atacantes como a los servidores web auténticos. Esta estafa se produce sin que las víctimas se den cuenta, descubriéndolo cuando el dinero ha desaparecido de las cuentas.

La adopción de soluciones de seguridad eficientes que combinen antivirus, antiphising, firewall y protección frente al spam es más una obligación, que una simple recomendación. Los resultados de la macroencuesta de seguridad realizada por G Data durante el pasado mes de febrero muestra que la mitad de los usuarios de PC navegan en la Red sin protección, exponiéndose como presa fácil a los ladrones de datos.