Más de la mitad de los entrevistados, el 59 por ciento, asegura que tiene poca o ninguna confianza en que Facebook garantice la privacidad de su información, según la encuesta AP-CNBC. El estudio también recoge que un 54 por ciento de encuestados no se “siente seguro en absoluto” comprando artículos o servicios a través de Facebook.

La noticia de que los usuarios de Facebook no confían en que la compañía sea capaz de mantener su información privada a salvo es más que sorprendente, teniendo en cuenta el turbio pasado de la red social en aspectos relativos a la privacidad. Las dudas sobre los cambios en la privacidad que rodean a sus nuevos productos (como Beacon, frictionless sharing, Instant Personalization y Places) siempre dejan titulares. Y los interminables cambios que se están introduciendo en sus servicios y en su política de privacidad  no terminan de convencer a ninguno.

A pesar de esta respuesta negativa, la red social mantiene su crecimiento y los usuarios continúan compartiendo su información más personal a través de una compañía en la que aseguran no confiar. Facebook alcanzó hace un año los 500 millones de usuarios y, en menos de dos años, la red social casi ha doblado su base de usuarios. Y a pesar de los insistentes rumores sobre su seguridad, es todavía uno de los sites más populares para compartir fotos, con un índice de más de 300 millones de imágenes subidas diariamente en los últimos tres meses, según la propia compañía.

A pesar de estos problemas con la privacidad, la inseguridad en las compras online a través de Facebook es más que sorprendente. Para comprar artículos en Facebook, es necesario comprar créditos de Facebook que sólo están disponibles en la propia red social. Los usuarios pueden utilizar estos créditos para adquirir artículos virtuales, juegos como el popular Farmville, alquilar películas y, quizás pronto, auto-promocionar tus propios posts.

La compañía es muy activa en temas de seguridad y ofrece encriptación SSL desde 2011. Algunos usuarios pueden estar furiosos con Facebook ahora, pero merece la pena preguntarse si eso reducirá que haya más servicios que utilicen los créditos Facebook.