Según este nuevo análisis de la firma, el verdadero protagonista de este radical crecimiento será la telefonía móvil y la industria de hardware y software que hay detrás de él. En su análisis, las capacidades para manejar el smartphone sin tocar la pantalla o con sistemas de identificación biométricos proliferarán en el próximo lustro hasta lograr esta importante marca.

No obstante, la consultora reconoce que evitar totalmente el contacto táctil será una quimera irrealizable, pero sí que será posible realizar muchas funciones con él mediante comandos de voz. Ya hay ejemplos, como la funcionalidad Smart Scroll de Samsung o la integración de Touch ID en Apple Pay, que avanzan en este sentido y los expertos consideran que serán mayoritarios en poco tiempo.

En un primer momento, la innovación en este ámbito se ha centrado en el hardware, pero el software será clave para avanzar y desbloquear todo su potencial. De hecho, destaca que la funcionalidad de los dispositivos está mejorando notablemente a través del desarrollo de appware que, a través de sensores, permite controlar cámaras, micrófonos y escáneres biométricos. De esta forma, las cámaras detectan los movimientos de los ojos, los micrófonos ofrecen una vía para activar los comandos de voz y las pantallas táctiles pueden detectar identificadores biométricos como las huellas dactilares.

El informe de Juniper indica que ya se han descargado 16 millones de aplicaciones, denominadas de interfaz humana, para smartphones y tablets en todo el mundo, una cifra que adelanta una fuerte irrupción en el mercado que se consolidará hasta 2019.