El malware que ataca a redes sociales está tan extendido como el malware que se dirige a PC, y, para BitDefender, la razón estriba en que, en su propagación, intervienen cada vez más los dispositivos móviles.

Un ejemplo lo tenemos en una reciente estafa masiva en Facebook, que utilizaba como gancho la promesa de mostrar a los usuarios el estado de una niña que provocó su expulsión de la escuela. Los usuarios que hacían clic en el enlace descargaban un gusano de Facebook, y eran víctimas de una estafa para ganar dinero a través de adword basada en régimen de apropiación. Según las estadísticas de goo.gl, una de las direcciones URL utilizadas para la propagación de este malware generó 28.672 clics, el 24 por ciento de los cuales procedían de dispositivos móviles.

Para BitDefender esto demuestra que las estafas para redes sociales se están volviendo móviles.