McAfee ha sido la responsable de llevar a cabo esta encuesta, de la que se extrae que la mayoría de las pequeñas empresas creen que son inmunes a los robos informáticos. Y, sin embargo, “muchos pequeños robos pueden suponer grandes beneficios”, tal y como constata McAfee, quien ha pulsado la opinión de 500 empresas en Estados Unidos y Canadá. 

El año pasado pulsó la opinión de 600 PYMES europeas. Y, sin embargo, las conclusiones a uno y otro lado del Atlántico son parecidas.

Cerca de un 45 por ciento de las encuestadas creen que no tienen datos de interés como para que estos puedan ser robados. El año pasado, el 58 por ciento de las organizaciones europeas dieron la misma respuesta.

Parte del problema es que la seguridad requiere tiempo y las PYMES tienen menos recursos. Muchas de ellas no tienen personal dedicado a tiempo completo a la seguridad tecnológica. Pero McAfee argumenta que las PYMES pueden tener que hacer frente a caídas críticas en su negocio como resultado de una débil seguridad.

No en vano, no hay que olvidar que todas las empresas tienen datos de sus empleados, que pueden ser una información valiosa. Además, todas se ven impactadas con spam, que muchas veces contiene programas de robo de datos.

Además, McAfee advierte de que, con la popularización de la VoIP, los hackers van a intentar utilizar esta vía telefónica, así como la de los dispositivos portátiles. Por último, el fabricante recomienda instalar los parches con regularidad, filtrar el correo electrónico y utilizar programas de seguridad.