Comienzan a conocerse datos sobre cuando se espera la actualización de otoño de Windows 10, Threshold 2, pero uno de los componentes que no estará incluido es el soporte para las extensiones de Windows 10 Edge. La firma acaba de confirmar que no estarán disponibles hasta 2016.

A través de un email, un representante de Microsoft expresó que está comprometida con “ofrecer a los clientes una experiencia web personalizada por lo que añadir las extensiones de Edge sigue siendo una prioridad”. Por eso, está trabajando para desarrollar un modelo de extensiones seguras que haga más eficaz la navegación de sus clientes y espera compartir más en una próxima actualización de Windows 10, en 2016”, prosigue el correo.

Como explica PCWorld.com, Microsoft no es el único desarrollador que trabaja en securizar sus extensiones. Mozilla, con Firefox 41, comenzó a bloquear en septiembre extensiones sin firmas para detener los scripts maliciosos y la inyección de publicidad. Al mismo tiempo, las extensiones son una de las vías más populares de personalizar un navegador, y esos add-ons se han integrado en Google Chrome, Opera y Firefox.

Windows 10 ya se ha hecho con el 6,6 por ciento de todos los ordenadores, según NetMarketShare, pero la misma empresa afirma que sólo el 2,4 por ciento de ellos ejecuta Edge. Una de las razones puede ser el soporte de las extensiones.