La firma de seguridad Kaspersky ha realizado una encuesta entre 4.000 profesionales de TI para consultarles sus principales preocupaciones en materia de seguridad móvil y los resultados ilustran los desafíos que afrontan y la indiferencia de muchos usuarios ante este reto. Cuando se extravía un móvil inteligente o un tablet, cada minuto cuenta. Si el dispositivo no estaba bloqueado en el momento de su pérdida o robo, su nuevo “propietario” tendrá vía libre a los datos y aplicaciones. En ese caso, el personal de TI sólo puede tomar medidas para bloquear el dispositivo y borrar los datos sensibles.

Según la encuesta de Kaspersky, sólo la mitad de los empleados informa de la pérdida o robo de su dispositivo móvil en el mismo día. En EE.UU., ese índice apenas alcanza el 43 por ciento. Más de un tercio (el 38 por ciento) tarda hasta dos días en notificarlo a su empresa y un 10 por ciento de los empleados pueden tardar hasta cinco días.

Pero lo que más preocupa es que la tendencia es negativa, cada vez se tarda más en dar cuenta de un robo o pérdida del dispositivo, según la secuencia de estudios que realiza Kaspersky.

Por ello, se recomienda a las organizaciones que hagan hincapié en la urgencia de informar de una pérdida o robo del dispositivo y fomenten un ambiente de confianza para que no se teman

repercusiones personales.

Además, también sería prudente establecer controles de seguridad más estrictos, como aplicar automáticamente el bloqueo de un dispositivo después de un período relativamente largo de inactividad.