Las autoridades de protección de datos de la Unión Europea se están tomando en serio el análisis de la nueva política de privacidad de Facebook y han creado un grupo de trabajo que se ocupará de estudiar si atenta contra las normativas europeas en esta materia.

Como explica Loek Essers, corresponsal en Bruselas de IDG News Services, el lunes pasado se constituyó el mencionado grupo de trabajo que estará dirigido por Bélgica, Holanda, Alemania y, tal vez, Italia, según su portavoz, Bart Tommelein, Secretario de Estado belga para la privacidad.

La nueva política de Facebook entró en vigor el pasado viernes y podría ir en contra las normativas sobre la privacidad en Europa. Cuestionan, por ejemplo, que siga a los usuarios fuera de su site, recopilando información cuando utilizan webs de terceros o aplicaciones que emplean servicios de Facebook como el botón ‘Me gusta’, el inicio de sesión con Facebook o sus servicios de publicidad y medición. Tampoco les gusta que Facebook pueda  utilizar información y fotos de los perfiles del usuario para propósitos comerciales y se muestran en desacuerdo con que la red social comparta datos personales del usuario con terceras empresas.

Algunos países ya han reaccionado por separado. Holanda y Bélgica han iniciado una investigación, y Alemania, a través del Comisario para la Protección de Datos de Hamburgo, ha pedido a la red social que responda a varias cuestiones sobre su nueva política de privacidad, en especial, tiene dudas sobre sobre la compartición de datos personales entre sus diferentes compañías que son de su propiedad, como WhatsApp, Instagram y Oculus.