Los aspectos más críticos se corresponden con los motores JavaScript y de visualización, dado que podrían ser utilizados por los atacantes para la ejecución de código no autorizado sobre el PC de las víctimas, tal y como ha indicado Mozilla.

Los fallos también afectan al cliente de correo electrónico Thunderbird de Mozilla y a la suite de software en Internet, SeaMonkey.

La actualización, que supone la primera del año de Firefox, también resuelve otros cinco fallos de seguridad en el navegador, todos ellos considerados como menos críticos.

La actualización incluye algunas mejoras de rendimiento y estabilidad, incluyendo nuevo código que ayudará a los comandos de script, como por ejemplo los empleados por Adblock Plus, de modo que funcionen mejor con los plug-ins. También se han solucionado algunos problemas de visualización.