Sin embargo, la parte positiva está en que estas mismas fuentes aseguran que Vista, versión que incluirá importantes mejoras de seguridad, ofrecerá una arquitectura de autenticación más segura y flexible que la que actualmente existe en Windows.

No obstante, los ISV se han visto obligados a reescribir su código para la nueva arquitectura, algo que puede conllevar algún quebradero de cabeza también para los clientes que hayan desplegado un complejo sistema de autenticación (como los biométricos), sistemas empresarias de acceso único y otro número de sistemas integrados en la arquitectura de autenticación de Windows.

Estos cambios obligarán a que los clientes superen los períodos de prueba después de que los fabricantes hayan ofrecido las nuevas interfaces para sus productos. Mientras duren las migraciones, los usuarios tendrán que afrontar dos entornos diferentes de autenticación, uno de Vista y otro de las versiones anteriores de Windows hasta que las migraciones estén completas. Además, según los expertos, también deberán tener soporte para diferentes códigos cliente e interfaces separadas. Asimismo, aquellos que cuenten con mecanismos de autenticación creados por sus propias empresas y que estén relacionados con Windows tendrán que reescribir el código.

Los ISV también se verán obligados a reescribir completamente el código y certificarlo con los clientes para interactuar con Winlong, el proceso del sistema operativo que gestiona los accesos de los usuarios. Una tarea que se prevé tediosa debido a que los desarrolladores de software señalan que la nueva arquitectura de autenticación de Vista está incompleta en la beta anunciada en febrero. La nueva arquitectura, denominada Winlogon Re-Architecture, incluye un patrón para construir módulos, denominado Credential Provider. El anterior, Graphical Identification and Authentication (GINA), es el que han empleado desarrolladores como Check Point, Cisco, Citrix, Nortel, Novell, RSA Security o Symantec para enlazar su tecnología de autenticación con la arquitectura de Windows para este cometido.

“Hay cosas construidas en GINA que no existen en el módulo Winlogon que nos entregaron la beta de Vista”, ha declarado un ISV que prefiere mantenerse en el anonimato. “Otras deberían llegar en las próximas betas ya que, si no, la estrategia de esperar al primer Service Pack del sistema operativo cobraría más sentido para las empresas”, advierte.