Según el informe de Sophos, la PYME española está concienciada sobre la importancia de la seguridad informática y hay signos que lo corroboran. Por ejemplo, un alto porcentaje dice contar con una persona dedicada al área, en un 48,78 por ciento de los casos los empleados reciben formación sobre el tema y un 71,95 por ciento ha establecido políticas de seguridad.

Además, la inversión económica ha dejado de ser un problema, ya que casi el 60 por ciento de las empresas españolas invierten más de 1000 euros al año en seguridad, y el 39,02 por ciento de ellas ha aumentado el presupuesto en seguridad informática respecto al año anterior.

Ahora bien, pese a que más del 90 por ciento tiene algún sistema de seguridad instalado, más del 60 por ciento ha sufrido algún problema de seguridad. Éste es un dato relevante para el director general de la compañía para la región de Iberia, Pablo Teijeira, por lo que señala que “las empresas saben que deben protegerse, pero necesitan aprender cómo deben hacerlo para maximizar la efectividad de sus sistemas de protección”.

Entre los sistemas preferidos entre las empresas encuestadas figuran, por este orden, los antivirus (97,74 por ciento), firewall (94,67 por ciento), antispyware (84 por ciento) y antispam (69,33 por ciento). En el polo opuesto, se encuentra la protección de los dispositivos móviles (MDP), que es una asignatura pendiente todavía, ya que sólo un 22,67 por ciento de las empresas españolas tiene algún tipo de sistema de seguridad que proteja tablets o smartphones, y deberían tener una protección similar al PC.

Principales amenazas

Las infecciones de virus, troyanos y gusanos (94,92 por ciento) y el spam (69,04 por ciento) son, según el informe, las amenazas qué más problemas han causado a la PYME española, y son las causantes de pérdidas económicas para más del 40 por ciento de las empresas afectadas. En cuanto a las vías de entrada, suelen ser el correo electrónico (65,89 por ciento), la navegación web (53,91 por ciento) y las descargas (33,94 por ciento).