Esta medida llega cuatro meses después de que los hackers hicieran público un agujero en el sistema AACS (Advanced Access Content System), un complejo esquema de encriptación utilizado para proteger los discos HD DVD y Blu-ray. Durante este tiempo, han conseguido desencriptar películas HD DVD y, en teoría, subirlas a las redes P2P.

Ese agujero de seguridad quedará cerrado -al menos temporalmente- con los nuevos discos. Pero a principios de este mes, los hackers se atribuyeron otro éxito contra la tecnología AACS, un esfuerzo que los expertos afirman que hace prever que será difícil mantener a los piratas a raya. Se trataba de un método para hackear los discos HD DVD usando la consola Xbox.

AACS usa un sistema de claves numéricas en el software de reproducción y los discos que permiten que se reproduzca la película. Si un hacker obtiene la "clave del dispositivo" -un código numérico incluido en el software de reproducción- puede desbloquear con ella otros mecanismos diseñados para bloquear la desencriptación de una película. A través de sofisticadas pruebas de software, los hackers encontraron la clave en el software InterVideoDVD, un programa propiedad de Corel. La compañía emitió una actualización para el software con el objetivo de refrescarlo y ocultar más las claves. Los nuevos discos HD DVD no podrán funcionar en reproductores que corran el viejo software.

La técnica se conoce como "revocación de la clave del dispositivo", una característica de AACS que permite bloquear los dispositivos que ejecutan software cuya clave se ha visto comprometida. Es la primera vez que la industria utiliza la característica de revocación, y probablemente no será la última.