Nuevas revelaciones sobre las prácticas de espionaje que realiza la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos y que han sido publicadas en exclusiva por The Washington Post.

Las últimas informaciones aseguran que la NSA se encuentra trabajando en un ordenador cuántico que es capaz de descifrar cualquier clase de sistema de encriptación. Estos sistemas se suelen utilizar para proteger áreas clave para la economía de un país como puede ser la banca, los sistemas de salud, las grabaciones gubernamentales o las empresas.

El desarrollo de este ordenador cuántico se engloba dentro de un programa denominado “penetrando objetivos difíciles”, el cual tiene un presupuesto de 79,7 millones de dólares.

Cabe señalar que el desarrollo de un ordenador cuántico ha sido un objetivo prioritario para la comunidad científica desde hace mucho tiempo. Es más, y tal y como publica The Washington Post, tanto Estados Unidos como la Unión Europea y Suiza han hecho importantes avances en este campo. No obstante, y según los documentos de Edward Snowden, la NSA no está tan cerca del éxito como otros jugadores de la comunidad científica.

A grandes rasgos, y según el medio de comunicación, la gran diferencia entre la computación cuántica y la clásica es que mientras que en la clásica se utiliza el sistema binario de unos y ceros en la cuántica se usan los “bits cuánticos” que son simultáneamente ceros y unos. La dificultad de lograr la computación cuántica reside en la fragilidad de los equipos. En teoría, entre los componentes básicos de un ordenador podrían figurar los átomos individuales, fotones o electrones. Para mantener la naturaleza cuántica del ordenador, estas partículas tendrían que ser cuidadosamente aisladas del exterior.