El nuevo chip desarrollado por ARM se corresponde con el nombre de Mali-T658, siguiendo al modelo T604. Se trata de la segunda GPU Mali correspondiente a la arquitectura Midgard que fue lanzada el pasado año, y supone un incremento en rendimiento y posibilidades gráficas frente al Mali-400 MP GPU, muy conocido entre los usuarios por tratarse de ser la elección de Samsung para su smartphone buque insignia Samsung Galaxy S II.

Según afirman desde ARM, sus nuevas posibilidades gráficas incrementan el rendimiento un 10 por ciento frente a lo ofrecido por la generación anterior, utilizando los mismos controladores y siendo compatible con las aplicaciones y juegos desarrollados para el actual chip.

El Mali-T658 está diseñado para trabajar junto con CPUs de ARM, como puedan ser los conocidos Cortex A-5 y Cortex A-7 que aseguran un gran rendimiento, garantizando un bajo consumo de energía. Las estimaciones de disponibilidad de la nueva GPU serían de 18 meses antes de que se haga realidad en un dispositivo, a pesar de que como indican desde ARM, los principales socios tecnológicos ya tienen en sus manos muestras del nuevo Mali-T658.

www.arm.com