Cabe recordar que la compañía finlandesa está siendo muy agresiva a la hora de ampliar su familia de seguridad empresarial durante los últimos años. Fuentes oficiales de la compañía aseguran que se han lanzado estas dos últimas gamas de producto para satisfacer la demanda de dispositivos de filtrado que puedan gestionar gran cantidad de tráfico y ayudarles a administrar sus defensas para las oficinas remotas.

Estos equipos también ofrecen a los clientes una mayor variedad de aplicaciones de software de seguridad, algunas de las cuales han sido incluidas mediante acuerdos OEM con terceras compañías, como Sourcefire, quien ha licenciado su IPS en varios de los nuevos modelos, o Check Point, quien ofrece tecnologías de acceso remoto en otros equipos.

En la gama alta, Nokia ha lanzado el IP690, un dispositivo de un único rack que viene en varias configuraciones. Una de ellas tiene cortafuegos y red privada virtual (VPN) así como una velocidad de 7 Gbps. También se caracteriza por tener varias arquitecturas y núcleos para ayudar al dispositivo a gestionar aplicaciones del tipo VoIP, según Nokia.

Según explica David Dorosin, director de marketing de producto de conectividad móvil y seguridad en Nokia, “estamos intentando dar respuesta a muchos de nuestros clientes que quieren todas estas características de seguridad, pero que simplemente no pueden sacrificar el rendimiento de aplicaciones de misión crítica, como la VoIP”.