El teletrabajo siempre ha sido una medida defendida por los trabajadores que ven en este modelo una forma de conciliar su vida personal y profesional. Pero ahora, y especialmente a raíz de la crisis económica, las propias empresas se están dando cuenta de los beneficios del teletrabajo, especialmente en lo referente a reducción de costes. Y es que al sueldo de un trabajador hay que sumar el coste del puesto de trabajo, dietas y gastos de desplazamientos.

Por ello, cada vez son más las empresas que optan porque sus trabajadores ejerzan sus funciones desde casa, se comuniquen con la oficina por videoconferencia o correo electrónico y si alguna vez tienen que asistir a la empresa utilicen el formato “hot desking”, es decir, la asignación variable y rotatoria de mesas en las oficinas, tal y como señala un estudio llevado a cabo por Arkadin, que también resalta que el teletrabajo incrementa la productividad en las empresas y reduce el absentismo laboral, contrariamente a lo que se pudiera pensar.

Pese a las ventajas del teletrabajo, aún son muy pocos los que se han sumado a esta tendencia. Así pues, los españoles junto a los portugueses, franceses, italianos y griegos estamos a la cola de Europa en cuanto a teletrabajo se refiere. En concreto, en España tan sólo un 5% de los trabajadores lo llevan a cabo pero la tendencia que se percibe es al alza.

Por el contrario, el teletrabajo tiene 30 años en Estados Unidos donde lo practica el 25% de la población. En cuanto a Europa, Holanda encabeza el ranking con el 26%, seguido de Suecia, 19% y Alemania y Reino Unido donde el teletrabajo lo practica el 17% de la población activa. También en el ámbito europeo, el 40% de los trabajadores estaría dispuesto a ejercer su actividad laboral desde sus casas de forma indefinida.