Según fuentes de la propia compañía, con el ataque se tuvo que dar la voz de alarma y describirlo como un "ataque masivo". Según el responsable de comunicación de Kaspersky, Denis Zenkin, "los atacantes utilizaron un sofisticado y exótico modo de atacar que comprometió al servidor de la compañía y permitió más tarde el acceso a un archivo para enviar correo electrónico fuera de la compañía. De todos esos mensajes, los atacantes pudieron obtener la lista de distribución para que la compañía procediese al envío de sus boletines de noticias. Una copia de este boletín fue distribuida entre los usuarios de Kaspersky con el archivo adjunto que contenía el gusano Bridex.

El gusano Bridex también es conocido como W32/Braid.A o I-Worm.Bridex, y fue identificado hace muy poco tiempo, llegando por lo general por correo electrónico, y con un archivo adjunto denominado Readme.exe.