El virus interrumpió al Consular Lookout and Support System (CLASS), que se emplea para verificar los nombres de visados contra bases de datos donde se albergan nombres de millones de usuarios y que no pueden recibir un visado para entrar en los Estados Unidos, según ha manifestado un portavoz.

El servicio fue completamente restablecido a la 1:00 GMT y la interrupción provocó que los visados se tramitaran más lentamente, ya que los consulados no pudieron imprimir los visados por sí solos y tuvieran que ser ayudados por el Consular Lookout and Support System –CLASS-.

El gusano explota máquinas y realiza una llamada a un sistema vulnerable, lo que provoca un desbordamiento de memoria en aquellas máquinas que permiten que el código malicioso se extienda.