Según Mark Levitt, analista de IDC, "el volumen de correo spam está aumentando más rápido de lo esperado gracias al éxito para evitar los sistemas antispam de los mensajes basados en imágenes, así como a las técnicas de suplantación de identidad (spoofing), lo que genera mayores tasas de respuesta". Por otra parte, "la mensajería instantánea y la posibilidad de hacer llamadas VoIP más baratas, o incluso gratuitas, repercutirá en un crecimiento más lento del correo electrónico, especialmente entre adolescentes y adultos".

La consultora calcula que el volumen de correos electrónicos de empresas enviados en el 2007 en todo el mundo se acercará a cinco Exabytes (5 millones de Gigabytes), casi el doble de la cantidad acumulada en los últimos dos años.

En opinión de IDC, los proveedores de soluciones de correo electrónico, así como sus clientes, deben responder a estas continuas amenazas y, para ello, la consultora sugiere una serie de premisas. Entre otras, reconocer que el correo electrónico será solamente uno de los elementos que los proveedores ofrecerán a sus clientes dentro de una visión unificada de comunicaciones. Asimismo, desde IDC apuntan la necesidad de desplegar múltiples capas de soluciones antispam, software, dispositivos y servicios que estén actualizados regularmente para incrementar su eficacia con el tiempo. Proporcionar acceso al correo electrónico por igual a sistemas de escritorio y dispositivos inalámbricos mediante aplicaciones Ajax y push email es otro de los puntos que, desde IDC, señalan como fundamentales para tener en cuenta a la hora de controlar la cantidad de correo no deseado recibido.