A finales de la pasada semana, Google actualizó por segunda vez en el mes de junio su navegador para todas las plataformas con el objetivo de subsanar cinco brechas de seguridad, dos de ellas de riesgo medio y las otras tres, alto. Estas vulnerabilidades dejaban la puerta abierta a ataques de tipo cross-site scripting utilizando las respuestas de “application/json” y DoS, así como otros de los que no se han facilitado detalles. Los fallos en Chrome estaban relacionados con el tratamiento de vídeo, los subrecursos mostrados en la carga de omnibox y el tratamiento de punteros en respuestas x509-user-cert.

La versión Chrome 5.0.375.86 para Linux, Mac y Windows se instalará de forma automática en las últimas versiones del navegador y ya puede descargarse de la página de Chrome. Esta versión incluye, además, el reproductor Flash de forma nativa.