Según ha anunciado Garmin, la combinación de la circuitería de algunos modelos con algunas baterías puede producir una calentamiento excesivo que, por el momento, sólo se ha detectado en 10 casos y en ninguno se han producido daños. No obstante la compañía ha iniciado un proceso de revisión y sustitución de las baterías afectadas.

Los modelos en revisión son los Garmin nüvi 200W, 250W, 260W, 700 y 700T, pero sólo están afectadas algunas series, que hacen un total de 1,25 millones de unidades en todo el mundo.

Para determinar si una unidad está afectada, los clientes pueden acceder a la página www.garmin.com/nuvybatterypcbrecall, donde deberán introducir el número de serie de su navegador, así como comprobar si, según la fecha de compra, ese equipo concreto puede contener una de estas baterías.

En ese caso, se les proporcionará instrucciones sobre cómo devolver su equipo sin coste alguno para realizar la revisión y, si procede, sustituir la batería e insertar un espaciador al lado de la placa base con el objetivo de solventar el problema en un plazo de tiempo que no supere las dos semanas. Todos los gastos estarán sufragados por el fabricante de las baterías defectuosas, cuyo nombre no ha sido proporcionado por Garmin.

En caso de que el cliente no puedan realizar la comprobación por Internet, también puede llamar a los números de teléfono: 902 007 097 y 933 572 608.