El uso de Windows 7 en este tablet facilita la compatibilidad con aplica-ciones, pero dificulta el uso de la interfaz, a pesar de incluir un puntero.

Desde que Apple lanzara el iPad en 2010 parece que hayamos sufrido un borrado de memoria y nos hayamos olvidado de los productos anteriores, especialmente cuando algunos medios generalistas insisten en atribuir a Jobs la “invención” de los tablets por aquella fecha. Pero la realidad es muy diferente, tablets existían mucho antes del iPad y Fujitsu es una de las empresas que mayor experiencia tiene en su fabricación.

Cierto es que la interpretación del iPad es diferente a los anteriores tablets basados en Windows: más delgado y ligero y, sobre todo, con una interfaz y un sistema operativo mucho más adecuadas para trabajar sin teclado ni ratón. Tal es la diferencia que cuando Microsoft quiso impulsar los ordenadores sin teclado, allá por 2001, acabó dándose de bruces con la realidad y la mayoría de los tablets que se fabricaron bajo aquel concepto acabaron siendo convertibles, con un teclado giratorio que aumentaba el peso y el volumen.

El Stylistic Q550 que ahora nos propone Fujitsu es más parecido a aquellos tablets que a las nuevas interpretaciones que han planteado Apple y todos los derivados de Google. El equipo utiliza Windows 7 Professional de 32 bits como sistema operativo e incluye un disco SSD de 62 GB, pero tiene un grosor de 16,2 mm y un peso de 750 gramos, en la línea de los tablets actuales.

Está basado en un procesador Intel Atom Z670 con 2 GB de RAM y tiene una pantalla multitáctil de 10,1 pulgadas y 1.280 x 800 píxeles, que podemos manejar con los dedos o con el lápiz incluido para aprovechar las características de reconocimiento de escritura y para mejorar la precisión, lo que es muy recomendable, pues Windows 7 no es la mejor interfaz para usar en un tablet, y las zonas de pulsación en escritorio y aplicaciones, suelen ser demasiado pequeñas para los dedos. La calidad de la pantalla es buena, utiliza tecnología IPS que permite ver la imagen desde cualquier ángulo sin que varíen sus colores, y la superficie es mate para eliminar cualquier reflejo.

Además, se comercializa con una segunda batería adicional, que se puede cambiar fácilmente (como en cualquier portátil) para duplicar su autonomía de 3 horas y 50 minutos (según nuestras medidas al máximo rendimiento). También se incluye un soporte-dock, que permite colocarlo casi vertical y nos proporciona cuatro puertos USB 2.0 que amplian el que ya tiene el tablet (y de tamaño completo) en uno de sus laterales. Del mismo modo, es de tamaño completo la ranura de tarjetas SDHC y el conector de salida de vídeo HDMI, por lo que no necesitaremos adaptadores para conectarlo a una pantalla mayor o para los periféricos habituales de cualquier ordenador. Y es que, puesto que funciona con Windows 7, podremos conectar cualquier periférico estándar de un PC: un disco, una impresora, un escáner, un lector de códigos de barras, etc.

En el apartado de comunicaciones inalámbricas destaca el soporte de Bluetoth 3.0 y, por supuesto, puede conectarse a redes Wi-Fi b/g/n. Cuenta también, de forma opcional, con un módulo UMTS y con antena GPS. Completan sus características una cámara trasera de tan sólo 1,3 megapíxeles y una frontal de calidad VGA.

Otras características diferenciadoras de la mayoría de tablets del mercado son su sensor de huellas digitales para protección biométrica y el lector de tarjetas SmartCard.

Puesto que estamos ante una plataforma Intel, con sistema operativo Windows, le hemos pasado el mismo test WorldBench 6 con el que probamos PC y portátiles, obteniendo un rendimiento muy bajo que, sin embargo, hay que tomar con precaución, pues no es una máquina en la que lo primordial sea la potencia sino su usabilidad. No obstante sus 32 puntos en WorldBench 6 es la misma cifra que obtuvimos en uno de los primeros netbooks con Windows 7 y un Atom N280 que evaluamos hace dos años y medio.

En este sentido el uso de Windows ofrece compatibilidad con las aplicaciones estándar a las que los usuarios están acostumbrados, pero sin duda no es la mejor plataforma para un tablet. El lápiz es imprescindible y, aun así, hay operaciones que resultan incómodas. Quizás con el lanzamiento de Windows 8 y su interfaz Metro, este inconveniente que arrastran desde el principio los tablets basados en Windows pueda pasar a la historia.

Rendimiento con Worldbench 6 Gold

Fujitsu Stylistic Q550

----------------------------------------------------------------------

Adobe Photoshop CS2 1.490

Autodesk 3ds max 8.0 SP-3 (DirectX) 1.835

Autodesk 3ds max 8.0 SP-3 (Rendering) 0

Firefox 2 1.283

Microsoft Office 2003 con SP-1 839

Microsoft Windows Media Encoder 9.0 904

Multitasking: Firefox y Windows Media Encoder 1.755

Nero 7 Ultra Edition 510

Roxio VideoWave Movie Creator 1.5 624

WinZip Computing WinZip 10.0 762

Minutos de autonomía 230

Índice WB 32

Todas las cifras son tiempos, excepto el Índice WorldBench.

A mayor tiempo, peor rendimiento.

A mayor índice WorldBench mejor rendimiento.

Fujitsu Stylistic Q550

-----------------------------

www. fujitsu.com

P.V.P: 799 EUR.

LO MEJOR: USB y HDMI

60 GB

LO PEOR: Interfaz Windows

Rendimiento como PC

Calificación: ***