Gmail Hacker, nombre de este nuevo malware mantiene poder buscar el disco duro en busca de contraseñas del servicio Gmail, a cambio de 29,99 dólares, pese a que Google misma ofrece la misma posibilidad o el reinicio de credenciales sin coste alguno.

El programa “procesa” la dirección del usuario en Gmail antes de pedir el pago por la generación de una clave nueva.

Las estafas basadas en la recuperación de contraseñas de correo web no son nada nuevo. Algunas incluso invitan a los usuarios a hackear los buzones de entrada de otras personas a cambio de facilitar sus propias credenciales de acceso. Por supuesto, el objetivo es secuestrar las cuentas.