La semana pasada el debate llegó a las redes sociales cuando el Partido Popular mostró su intención de incorporar, en su propuesta de modificación de la Ley del Menor, la recomendación de que fueran los padres los que autorizasen a sus hijos de entre 14 y 18 años el uso de éstas.

Pues bien, las críticas recibidas tanto por parte del Partido Socialista como de otros organismos como la Asociación de Internautas, ha llevado al PP a matizar esta propuesta. De hecho, según los “populares” la recomendación hace referencia a que los padres deben de conocer qué es lo que hacen sus hijos, pero éstos no tendrán que disponer de su consentimiento para pertenecer a Facebook o Tuenti, entre otros.

Además, el Partido Popular ha asegurado que la iniciativa está en consonancia con las recomendaciones que se realizan desde la Agencia Española de Protección de Datos así como del acuerdo europeo.

Esta rectificación llega tras las palabras de Lourdes Muñoz, portavoz socialista de Nuevas Tecnologías en el Congreso de los diputados,  quien aseguró que “esta propuesta va en contra de los derechos del menor de acceder a la información y socializarse con sus amistades”, y de Arturo Canalda, Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, quien a pesar de calificarla en un primer momento como de loable y lógica, aseguró que su puesta en marcha “no es factible a corto plazo”.