Los siete fallos encontrados incluyen una vulnerabilidad de código multi-aplicación que recoge información de archivos, detección de credenciales y robo de cookies, mediante una aplicación Android local maliciosa.

La nueva versión también incorpora tecnología “sandbox” mejorada que aisla la Web para que los ataques contra ella no afecten a todas las operaciones del navegador.

“Esto es posible por la innovadora arquitectura multi-proceso de Chrome para Android, unida a la tecnología de aislamiento User ID (UID) de Android”, asegura el ingeniero de software de Google, Jay Civell en un blog.

Esta funcionalidad  “sandbox” mejorada será empleada automáticamente en equipos Android con la versión 6.1 del sistema operativo, conocido comúnmente por Jelly Bean.

La novedad también está disponible para usuarios de equipos con la versión 4.0 de Android, denominada Ice Cream Sandwich.

Google mantiene una lista de fallos actualizada  que afectan a Chrome para Android, en temas como fuentes, idioma, pantalla Web, comandos y aplicaciones de terceros.