La Government Accountability Office (GAO) es una organización dependiente del Congreso de los Estados Unidos que se encarga de realizar estudios e investigaciones de distinta índole. En uno de sus últimos comunicados, GAO ha analizado el incremento del malware para móviles, una preocupación que se extiende de los expertos en seguridad informática a las instituciones.

La preocupación es fruto de un impresionante incremento del malware para estos dispositivos y de una aumento de la complejidad de los virus. Según los datos de GAO, en el último año el malware móvil ha crecido un 185 % y se han descubierto 40.000 ejemplares de virus para estas plataformas, por los 14.000 identificados el año pasado.

Desde GAO han explicado que “los criminales cibernéticos pueden utilizar una gran variedad de métodos de ataque”, lo que hace que la protección de los terminales sea cada vez más difícil. Una conclusión interesante de GAO es que en buena medida, los ataques registrados han aprovechado fallos de software de los fabricantes.

“Las amenazas y ataques son facilitadas por las vulnerabilidades en el diseño y la configuración de los dispositivos móviles, así como por la forma en que los consumidores usan los terminales. Las vulnerabilidades más comunes son por falta de activación de protección por contraseña y los sistemas que no están actualizados con los últimos parches de seguridad”, han explicado.

Visto que parte del problema son los fabricantes y parte los usuarios, desde GAO han destacado que se trata de disfunciones que se podrían corregir. “Los consumidores pueden adoptar prácticas clave”, han comentado, para añadir también que “los fabricantes de dispositivos móviles y los operadores pueden implementar características técnicas para limitar o prevenir los ataques”.

Según GAO, esas iniciativas de fabricantes, operadores y usuarios se sumarían a las políticas y esfuerzos de la administración y de las empresas del sector, que han “promovido tecnologías y prácticas seguras a través de las normas y las asociaciones público-privadas”. De esa forma, GAO considera que un esfuerzo conjunto de todas las partes podría ayudar a mejorar y garantizar la seguridad de los terminales móviles independientemente del aumento de las amenazas diseñadas.