Según el último Informe sobre Software Malicioso de G Data durante 2009 se detectaron 1.588.005 tipos diferentes de software malicioso, un 78 por ciento más que en 2008. Según el informe de la compañía, la importancia de esta cifra se puede medir “si se tiene en cuenta que el número de programas maliciosos detectados en una semana de 2009 se corresponde, aproximadamente, con todos los generados en 2004”.

Asimismo, el 60 por ciento del malware se generó en el segundo semestre del año, siendo los caballos de Troya la vía de infección preferida por los ciberdelincuentes, al representar el 38,7 por ciento del total.

No obstante, el número de malware camuflado en forma de archivos PDF se ha triplicado, mientras que los programas de adware se han reducido en un 25 por ciento.

En cuanto a lo que va a pasar en 2010, G Data cree que el malware será la vía de infección más utilizada, mientras que aumentará el negocio que gira alrededor del robo de datos. De hecho, los cerca de 70.000 millones de euros de ingresos de esta economía sumergida favorecerán la creación de nuevas tecnologías para la propagación y ocultación de programas de malware.

Los troyanos bancarios, los programas espía, los keylogger (programas que rastrean pulsaciones sobre el teclado), rootkits (aplicaciones que permiten control remoto y acceso a información sensible) y exploits (comandos que aprovechan vulnerabilidades y fallos del software instalado en un PC) serán las herramientas más utilizadas por las mafias digitales.

Windows y redes sociales, objetivo para 2010

G Data coincide con el sector al asegurar que será Windows y las redes sociales quienes sufran el mayor número de ataques. “El sistema operativo Windows, debido a su implantación masiva en usuario final y empresas, seguirá concentrando la mayoría de los ataques, aunque las aplicaciones interactivas de la web 2.0, y especialmente las redes sociales Facebook, My Space,  y Twitter, se convertirán en objeto de deseo para los generadores de spam y se valoran en los bajos fondos de Internet como una suculenta fuente de información y datos personales”, señala el estudio.

Además, “cuanto más popular se hace el alquiler de software y su comercialización en Internet (SaaS y Cloud Computing), más “interesante” se hace para los cibercriminales la captura y el control de la aplicación de Internet alquilada y los sistemas de seguridad para la computación en la nube tendrán que evolucionar al ritmo en que lo han hecho para los tradicionales sistemas de sobremesa”.