El FBI está ultimando un nuevo programa de reconocimiento facial que empleará a nivel nacional para identificar mejor a los delincuentes, es la llamada Identificación de Próxima Generación. Se espera que el nuevo programa añada datos biométricos para el escaneo de iris, análisis de ADN, identificación de voz e incluso la posibilidad de visualizar una cara concreta desde una cámara de vigilancia.

Para el desarrollo de este nuevo sistema el FBI ha contado con la ayuda de Lockheed Martin Transportation y Security Solutions, quienes han recibido mil millones de dólares para construir el programa de identificación, según la revista New Scientist. Además, el FBI ya contó con sus servicios para crear una base de datos fotográfica como parte de un programa piloto que despegará en el año 2014. En teoría ésta base de datos servirá de ayuda para el despliegue de la Identificación de Próxima Generación, con lo que los criminales podrán ser identificados con un algoritmo de reconocimiento facial.

Asimismo, este tipo de vigilancia presenta numerosos problemas de privacidad para los ciudadanos que viven en un mundo cada vez más ‘orwelliano’. No obstante, el FBI se cura en salud afirmando que ha llevado acabo un estudio sobre el impacto de privacidad que tendrá el nuevo sistema de identificación facial, y que de forma predecible ha obtenido el visto bueno desde la óptica legal, ya que el programa se considera acorde con la Ley de Privacidad. reconocimiento facial