Bloomberg publica una información en la que Otellini, hablando a un grupo de empleados en un evento en Taipei, declararía que aún se deberían hacer mejoras en Windows 8. Aún con todo, Otellini habría asegurado que Microsoft está tomando la decisión correcta al liberar el software antes de que esté preparado, porque las mejoras en el sistema operativo se pueden hacer después de que salga al mercado.

De acuerdo con diversos analistas, Windows 8 no tiene tantos fallos como Otellini habría sugerido. Sin embargo, recomiendan no esperar un Windows 8 perfecto para no resultar decepcionado. Tal vez por eso algunas personas todavía suscriben una de las máximas en la cultura informática: "Nunca compre una versión de Windows hasta que se libere el SP1".

Service Pack 1, o SP 1, se utiliza para representar la primera gran colección de parches y correcciones para un nuevo sistema operativo Windows, y resuelve muchos de los problemas a los que los clientes se enfrentan después del lanzamiento inicial del sistema operativo, tal y como afirma Al Gillen, analista de IDC.

"Hoy en día, ¿qué ocurre? Microsoft facilita revisiones, correcciones y actualizaciones a través de Windows Update de manera continua", explica Gillen. "Eso significa que, cuando llega Service Pack 1, la mayoría de lo que hay en él ya se ha entregado a la mayoría de los sistemas instalados en el mercado. Service Pack 1 supone ahora más un efecto psicológico que un hito tecnológico".