Estos son los consejos que nos ofrece Panda Security en uno de sus últimos post:

Cuidado con las tarjetas. Los servicios de pago, tipo PayPal, son bastante aconsejables: aplican procedimientos seguros y cifran las comunicaciones. Si los vinculas a una tarjeta de crédito, añades protección antifraude por parte del banco.

El navegador también es un foco de peligro y es recomendable la navegación segura, así como evitar plataformas web desconocidas. También debes utilizar contraseñas fuertes y desconfía de las grandes ofertas y descuentos ‘imposibles’.

Un reciente ataque contra el fabricante de juguetes electrónicos VTech (como tabletas, muñecas y pequeños ordenadores) ha robado los datos de cinco millones de cuentas de clientes. Atentos, por tanto, a la información que niños y padres comparten a través de los dispositivos tecnológicos.

Panda también aconseja comprar los regalos online en fuentes de confianza, y siempre utilizando WiFi privada. Las públicas deben evitarse ante los cibercriminales que pueden rastrear nuestros pasos en la Red e interferir las comunicaciones establecidas.

Asimismo, recomienda guardar los resguardos de compra, desactivar el Bluetooth cuando no sea necesario y tener cuidado con lo que compartimos en las redes para pasar unas dulces y seguras navidades.

La seguridad de los regalos

¿Drones bajo el árbol? También pueden ser un peligro. Son tan electrónicos como un PC o móvil. Se deben blindar frente a ataques informáticos. Los principales suelen ir encaminados a interferir en las comunicaciones y desviar su trayectoria.

Los relojes inteligentes están de moda, también entre piratas. Son la sensación del momento y objetivo para muchos. Los sensores que incorporan obtienen datos de los usuarios, que muchas veces se almacenan en la ‘nube’, y las aplicaciones que utilizan guardan información personal. Bloquear la pantalla, seleccionar bien las claves e informarse del tipo de cifrado de las comunicaciones es una obligación para cualquier usuario de un smartwatch.