La compañía ha anunciado acciones legales y aconseja a los usuarios desinstalar este software de su navegador, mientras que los responsables de Sell Hack aseguran que se trata de una herramienta creada por personal de marketing y que todos los datos están públicamente disponibles, relata el site de noticias de la BBC.

En su web, Sell Hack asegura que simplemente han hecho un duro esfuerzo informático para ahorrarle tiempo al usuario y que no están haciendo nada malicioso contra LinkedIn.

Pero LinkedIn no está de acuerdo y reconoce estar haciendo todo lo necesario por cerrar Sell Hack. Su equipo legal le ha enviado una carta para que cese y desista de su actividad, como resultado de estas violaciones.

Además de desinstalar la extensión, LinkedIn recomienda a sus usuarios que contacten con Sell Hack y que soliciten que sus datos sean eliminados. La red social profesional ha insistido a sus usuarios de la importancia de no instalar complementos de navegador de terceros, aplicaciones o extensiones, ya que "muchas veces, como en el caso de Sell Hack, las extensiones pueden cargar su información privada de LinkedIn, sin su consentimiento expreso".