Según la información facilitada por la Policía Nacional, esta organización de delincuentes se dedicaba a cometer diversas estafas bancarias a través de Internet mediante la utilización de un troyano conocido como “trojan.anserin”.

Así, cuando estos delincuentes conseguían infectar un ordenador, obtenían sus claves y contraseñas de acceso a banca on-line, realizando transferencias no consentidas a cuentas bancarias abiertas por los colaboradores de la red. Este dinero era finalmente transferido a cuentas ubicadas en Rusia y Ucrania, donde residen los responsables de la organización. No obstante, 16 de las 23 personas detenidas son españolas.

Según los primeros cálculos de los agentes, el dinero defraudado supera los dos millones de euros, aunque se cree que esta cantidad podría aumentar dado que el troyano actuaba en ordenadores de todo el mundo.

La operación arranca a mediados del mes de julio tras las denuncias presentadas por clientes de diferentes entidades bancarias y, como consecuencia, se han requisado quinientos mil euros en efectivo, cartillas bancarias empleadas en los fraudes y otras preparadas para ser empleadas, resguardos de transferencias, mensajes de correos electrónicos con instrucciones para los colaboradores, pasaportes falsos y abundante documentación que está siendo analizada.

Según la Policía, gracias a esta operación se ha conseguido esclarecer un total de cuarenta delitos de estafa bancaria, veintitrés de blanqueo de capitales y tres de falsedad documental.