La firma española Protección Online asegura que casi la mitad de las pequeñas y medianas empresas españolas –cuatro de cada diez- ha tenido fugas de información confidencial, y la principal causa de que se produzcan hay que buscarla en los comportamientos inseguros por parte de los trabajadores de las compañías.

Para esta firma, cuya principal aplicación es Prot-On y permite protección básica gratuitos para particulares y funcionalidades avanzadas para profesionales y empresas, la tecnología de protección tradicional es muy útil para proteger contra virus y troyanos, pero no puede hacer nada contra un error humano. “Esos errores humanos son hoy la principal amenaza para las empresas españolas, especialmente, para las pequeñas y medianas que, debido a la crisis, han reducido su inversión en medidas de seguridad y control de la documentación”, explica José Rocillo, vicepresidente de la empresa.

Detrás de esas fugas, se encuentran negligencias como dispositivos extraíbles infectados que se conectan al ordenador de trabajo, ordenadores y tablets perdidos o que son robados, envío de información confidencial por error, etc.